Novedades Tube Sound

Productos en Oferta



Efectos No hay productos en esta categoría

Subcategorías

  • Acoustic Simulator

    Los pedales de simulación acústica ofrecen al guitarrista la oportunidad de ampliar su rango de sonidos con un mismo instrumento. Es la manera más directa de hacer cambiar el timbre de la guitarra eléctrica y darle un enfonque totalmente acústico sin necesidad de contar con varias guitarras a tu alrededor. Olvídate de cargar con una guitarra acústica para hacer ese tema en tu directo, o buscar espacio extra para otra guitarra en tu habitación.

  • Afinador

    A la hora de tocar, el gran olvidado de muchos guitarristas es el afinador. Y es un elemento prácticamente indispensable. Un afinador es un aparato electrónico que indica mediante una señal visual (galvanómetro, LCD o diodos luminosos) la diferencia en cents entre el sonido interpretado y la referencia absoluta que es la nota La 440. También existen afinadores de tipo cromático, que son usados para afinar por notas naturales, sostenidos o bemoles. Pero el gran arma secreta de los afinadores es que actúan como Kill-Switch, es decir, cortan la señal hacia tu amplificador. De esta forma puedes cambiar de guitarra sin generar ruidos. Un aliado indispensable tanto en casa como en el escenario.

  • Bass Effects

    Poco a poco, todos lo efectos conocidos para la guitarra eléctrica han sido modificados para soportar las frecuencias del bajo. Actualmente existe un gran abanico de sonidos específicos para bajo, desde compresores, chorus, octavadores, llegando hasta las distorsiones y fuzzs más extremos. Nuevos campos de sonoridad están esperando a ser descubiertos por los bajistas más audaces. Conviértete en uno de ellos.

  • Booster

    Los boosters aumentan el volumen de la señal de tu guitarra. Es un recurso muy práctico si quieres resaltar un solo, fraseo o melodía o si quieres saturar un ampli de válvulas. La gracia de los boosters es la de ganar dB's de señal sin añadir distorsión ni ninguna modificación de tono, al menos en teoria. Los de gama más sencilla pueden colorear el tono de tu guitarra e incluso algunos llegan a distorsionar. En el caso de que quieras respetar al máximo el sonido original de tu instrumento te recomendamos que elijas un booster de calidad. Pásate por Tube Sound Barcelona y te ayudaremos a elegir el tuyo.

  • Buffer

    Cuando usamos cadenas de efectos muy extensa, la señal original de la guitarra puede acabar degradándose. Los pedales Buffer entran en acción entonces, para respetar la señal del instrumento. Situado siempre en primera posición de la cadena de efectos, el buffer elimina las impedancias y ruidos de la cadena de cables de conexión. Así, tu señal llegará con la máxima calidad a la entrada del amplificador.

  • Chorus

    El efecto de Chorus es básicamente un efecto que dobla la señal del instrumento y a una de las divisiones le añade un pitch shift y un pequeño retardo. El resultado que obtendrás es un efecto de “coro”, como si varios músicos tocaran exactamente lo mismo que tú. Así llenarás mucho más y tu sonido cogerá una atmósfera muy diferente.

    Los primeros Chorus aparecieron a finales de los años 70. Entre los pioneros se encuentran el ya mítico Boss CE-1 y el PolyChorus de Electro-Harmonix, ambos analógicos y que integraban en sus circuitos las recientemente inventadas líneas de retardo analógicas. Ya en los años 80 también se hicieron versiones digitales, con más posibilidades y generalmente presentadas en formato rack, tan popular en aquella época.
    Actualmente se pueden conseguir efectos chorus de dos tipos: Los Chorus Digitales son simulaciones de los primeros analógicos. Tienen las ventajas de la tecnología digital, como la posibilidad de hacer presets, y aportan mucha versatilidad y un tono más neutro. Normalmente también son más económicos. Los Chorus Analógicos son los de toda la vida, los que hemos escuchado en grabaciones míticas como el solo de Smells Like Teen Spirit. Suenan muy orgánicos y musicales. La mejor opción si buscas un sonido clásico y con cuerpo.

  • Compresor

    Cuando queremos equilibrar la potencia de la señal usamos un compresor. Un compresor es un procesador electrónico de sonido destinado a reducir el margen dinámico de la señal sin añadir color a la misma. Cuando un compresor está activo, la dinámica del instrumento tiende a igualarse sin afectar al tono del instrumento, de forma que (idealmente) pase desapercibido. Su objetivo: atenuar las notas demasiado fuertes y realzar las demasiado débiles, de forma que consigas una pulsación más firme, uniforme y controlada. Por otra parte, en mayor o menor medida todos te ayudarán a aumentar el sustain natural de tu guitarra o bajo.

  • Delay

    El delay es uno de los recursos con más posibilidades y que fácilmente estimula tu creatividad. Se basa en repetir un número determinado de veces (Feedback) y con un intervalo concreto (Delay Time) la señal de tu guitarra. Así puedes crear todo tipo de atmósferas y capas con tu instrumento. Da amplitud a tus solos, rellena huecos, crea efectos marcianos... las posibilidades son infinitas.

    Distinguimos 3 tipos muy diferenciados:

    De Cinta (También llamados Ecos de Cinta): Su principio básico de funcionamiento es una cinta magnética que pasa por varios cabezales tanto grabadores como reproductores que producen el efecto y lo modulan en función de la distancia entre ellos y la velocidad a la que circule la cinta por ellos. Su sonido se caracteriza por ser claramente lo-fi pero muy orgánico y musical con un vibrato natural producido por las ligeras variaciones de velocidad de la cinta. También hay que decir que requiere mantenimiento al tener muchas partes mecánicas y los cambios de cinta periódicos y que su tamaño lo hace sensiblemente poco portable. Aún así el mejor sonido sin duda alguna.

    Analógicos: Están basados en tecnología de estado sólido, es decir, circuitos integrados. Fueron introducidos a finales de los setenta como una opción compacta y portable a los ecos de cinta. Actualmente este tipo de circuitos integrados llamados líneas de retardo o BBD's en inglés son totalmente obsoletos para cualquier otra aplicación que no sea la de circuitos de audio ya que se dejaron de producir casi al mismo tiempo que apareció la tecnología digital. Así pues actualmente existen dos tipos de delays analógicos, los que usan BBD's antiguas N.O.S (es decir, que fueron fabricadas en la época y fueron almacenadas hasta que alguien las encontró) o los que están fabricados con reediciones modernas que son de una calidad no tan notoria como los originales. Sobre el sonido, es muy semejante al del eco de cinta pero ligeramente más comprimido y más limitado en mS de retardo. Ideal para montar en una pedalera y hacer conciertos, ya que es muy fiable y mantiene ese sonido orgánico y musical.

    Digitales: Fueron introducidos a mediados de los ochenta en plena efervescencia de los racks y los multiefectos. Ofrecen todas las opciones y versatilidad que la tecnología analógica tales como presets, tap tempo, tiempos máximos de retardo del orden de 2 a 6 e incluso más segundos, delays rítmicos etc etc.... Todo es posible en un delay digital pero sin lo más importante para algunos, el tono. Al haber conversión ADA parte del tono y de ese sonido orgánico desaparece y el sonido se vuelve más frío, plano y comprimido. Es la opción más adecuada si tu prioridad es la versatilidad antes que el tono, o si tocas música más moderna.

  • Distorsion

    Los pedales de Distorsión surgieron poco después de los de Overdrive. Respondían a la necesidad de poder obtener más ganancia de acuerdo con los estilos de música que se hacían cada vez más populares a finales de los ochenta, tales como el Heavy Metal etc... Algunos emulan sonidos de amplis que ahora ya se han convertido en clásicos como el Mesa Boogie Dual Rectifier o el Marshall JCM800.

  • Efectos de Voz

    En la familia de los procesadores de voz encontramos un abanico inmenso de posibilidades para modificar la entrada de señal de voz. Desde Reverberaciones y Echos, pasando por efectos de modulación como harmonizadores o Chorus, hasta efectos marcianos como un Vocoder... Un mundo de matices que cada año se renueva y ofrece nuevos sonidos al usuario, ideales a la hora de componer.

  • Envelope Filter

    Los filtros controlados por envolvente o "Envelope Controlled Filter (ECF)" son un tipo único de modificador de sonido donde la intensidad del efecto se controla mediante la ejecución del usuario. El volumen y dinámica de la señal entrante es utilizada para controlar un filtro de barrido. A la vez que el volumen incrementa o disminuye, también lo hace la frecuencia del filtro. Al pulsar la cuerda, el ataque (“Attack”) hace que el nivel sea relativamente alto con respecto al siguiente momento, el “Decay”, que es cuando la amplitud baja hasta un nivel normal, hasta que la nota se sostiene en su vibración, (“Sustain”) en su sonido propio. Inmediatamente su amplitud comienza a hacerse menor, en su etapa de decaimiento hasta el momento en el que se desvanece (“Release”). Con estos cuatro parámetros (Attack, Decay, Sustain, Release, ADSR) podemos definir la envolvente de una señal. Este sistema de definición de envolvente fue ideado para crear sonidos en la época de los sintetizadores analógicos modulares de los años 60 y 70, siendo Bob Moog uno de los creadores de tal concepto.

  • EQ

    Un ecualizador no es propiamente un efecto, sino una manera de procesar la señal de un instrumento para moldear su sonido. Los hay de dos tipos, gráficos y paramétricos.

    Gráficos: potencian o cortan frecuencias fijas normalmente mediante un circuito activo con faders o potenciómetros rotatorios. Cuántas más bandas, más se podrá moldear el sonido del instrumento.

    Paramétricos: se basan en el mismo principio de potenciar o cortar dBs de señal, pero en este caso se puede seleccionar una sola frecuencia. Son más comunes para procesar la señal de bajos.

  • Flanger

    El efecto de flanger fue introducido a finales de los setenta y es un chorus llevado al extremo. Los primeros en comercializarse fueron entre otros el ya mítico ADA y el Electric Mistress de Electro-Harmonix, ambos analógicos y que llevaban en sus circuitos las recientemente inventadas líneas de retardo analógicas. Posteriormente también se hicieron versiones digitales, con más posibilidades, generalmente presentadas en el formato rack tan popular en aquella época. Actualmente se pueden conseguir flangers de dos tipos, digitales y analógicos.

    Digitales: Son simulaciones de los primeros analógicos, tienen las ventajas de la tecnología digital - Versatilidad, presets... -. Normalmente también son más económicos pero tienen el problema de que suenan más fríos y artificiales.

    Analógicos: Los de toda la vida, son los que hemos escuchado en grabaciones míticas como la intro de "Keep Yourself Alive" de Queen, suenan muy orgánicos y musicales aunque son ligeramente mas ruidosos. La mejor opción si buscas un sonido clásico y con cuerpo.

  • Fuzz

    Si hablamos del origen de los pedales, habría que empezar por el Fuzz. el efecto de fuzz fue el primer circuito que se integró en formato de pedal a principios de los años 60, buscando emular el sonido de los amplificadores de válvulas a todo volumen. Se basaban en la reciente tecnología de los transistores de germanio, la gran revolución que fue el inicio de la miniaturización de la electrónica: se acabaron los engorrosos y pesados equipos de válvulas. La mayoría de los primeros fuzzes tenían un sonido con mucha ganancia y cremosidad - piensa en la intro de "(I Can't Get No) Satisfaction" -. Fueron adoptados rápidamente por los guitarristas como pedales para hacer solos ya que tenían una ganancia extrema para aquella época e incluso algunos ya se asocian a un guitarrista en concreto (por ejemplo el clásico Fuzz Face de Jimi Hendrix).

    Llegaron los ochenta y los procesadores digitales, y el sonido del fuzz cayó en el olvido. No fue hasta la llegada del Grunge y el indie que los hijos del Babyboom desempolvaron sus viejos pedales de fuzz y crearon los himnos de los noventa. Bandas como Sonic Youth, Pavement, Nirvana, Smashing Pumpkins y un largo etcétera de bandas pusieron el fuzz en el objetivo de los nuevos fabricantes de pedales de boutique, que empezaron a diseñar nuevos circuitos con transistores de silicio más modernos y estables e incluso algunos basados en circuitos originales de germanio. Bien entrado el siglo XXI existen en el mercado dos tipos bien diferenciados de fuzz, los de inspiración clásica, normalmente equipados con transistores de germanio, y los modernos con más posibilidades tonales y "freaks". Lo más recomendable a la hora de escoger un fuzz es asegurarte de tenga una buena comunión con todo tu equipo (guitarra, ampli, pedalera...) ya que son muy interactivos con el resto de pedales y suenan muy diferentes dependiendo del instrumento que vaya conectado a él.

  • Loop Station

    En su origen, un loop station es un grabador de frases relativamente cortas al que se le pueden ir sumando capas una encima de otra (overdubs). Muy útil si has de hacer un show tú solo, para grabar ideas y desarrollarlas o para soltar pistas adicionales con tu banda. Hoy en día, con la implantación de la tecnología digital que avanza a pasos agigantados, disponemos de Loop-Stations con conexión USB, cajas de ritmos, horas y horas de memoria... las posibilidades actuales son virtualmente infinitas.

  • Multiefectos

    El mundo de los efectos es infinito y la introducción en él puede ser algo aparatosa. Si no tienes muy claro un sonido concreto o quieres experimentar con una gran cantidad de efectos, los multiefectos son tu mejor opción. Descubre las diferentes modulaciones, encuentra el punto exacto de overdrive que te gusta, juega con diferentes delays... los multiefectos te ayudarán a empezar a esculpir tu sonido.

  • Octavador

    Los pedales octavadores reproducen en su salida, según su configuración, la señal de entrada y sus octavas superiores o inferiores. Cada uno de ellos tiene su sistema de configuración personal y con más o menos niveles de salida de la señal de entrada y sus octavas.

  • Otros

    En esta sección encontrarás aquellos pedales singulares y difíciles de clasificar, destinados básicamente a la composicón y creación de música.

  • Overdrive

    Los pedales de overdrive se inventaron para emular el sonido de la saturación de un amplificador de válvulas. Uno de los más conocidos es el Tube Screamer fabricado por la empresa Maxon y comercializado bajo la marca Ibanez a principios de los años ochenta, que sentó el standard durante muchos años de cómo debía ser un overdrive; sonido cálido y ligeramente comprimido y con una saturación media. A principios del siglo XXI algunos fabricantes quisieron alejarse de ese standard y empezaron a buscar un sonido más abierto y natural, más interactivo con la dinámica de interpretación del músico. Un buen ejemplo es Box of Rock de Zvex, un pedal de overdrive que está basado en el sonido de un Marshall JTM-45 a todo volumen. Son opciones distintas que pueden convivir perfectamente en una misma pedalera así que lo que te recomendamos es que si buscas un sonido más controlado y compacto optes por un overdrive de la vieja escuela. En caso contrario si quieres un pedal con más dinámica y ser tu quien controla la saturación con tu interpretación opta por los de nueva generación.

  • Phaser

    El efecto Phaser llegó a nuestros oídos a principios de los años 70, en mitad de la fiebre de la modulación. Su funcionalidad se basa en la bifurcación de la señal de entrada en dos umbrales de frecuencia diferentes. A una de esas señales se le añade un pequeño retraso, entregando a la salida ambas divisiones: la original y la procesada.

    El término Phaser empezó a utilizarse para referirse a lo que ahora conocemos como Flanger, un tipo específico de Phasing que puedes escuchar en muchos discos psicodélicos de finales de los 60. La diferencia entre ambos es que las cancelaciones de fase del Phaser es exponencial (1, 2, 4, 8...), mientras que el Flanger es lineal (1, 2, 3, 4...). Hacia principios de los 70 el Phaser empezó a fabricarse en formato pedal, siendo uno de los más conocidos entre los primeros el MXR Phase 90. Guitarristas como Steve Hackett, Eddie Van Halen o Brian May, clásicos como Beast of Burden o Paranoid Android… ¿Quién no se ha enamorado de la sutileza y sonido casi extraterrestre de un Phaser?

  • Puerta de Ruido

    Una Puerta de Ruido es un procesador dinámico de señal diseñado para eliminar los ruidos durante las pausas, pero también ofrece un efecto de barrido de volumen automático. Es decir: la función de una puerta de ruido es cortar el paso de toda señal que no supere un umbral prefijado. Las puertas de ruido se utilizan sobre todo en el estudio, donde su función principal suele ser evitar la entrada de otros instrumentos por micrófonos ajenos, aunque también tiene aplicaciones en directo, como para cerrar el ruido del escenario cuando nadie toca ni habla.

  • Reverb

    La reverb es uno de los primeros efectos que se usó tanto en estudio como en los amplis de guitarra eléctrica. Consiste en añadir un eco (o reverberación) como la que se da cuando estás en un espacio vacío y hablas, a consecuencia del rebote en todas direcciones de las ondas sonoras. En su origen, esta reverberación era producida por elementos mecánicos, como los tanques de muelles de los amplis de válvulas Fender. Ya en los años 80 aparecieron las reverbs digitales, con su catálogo casi infinito de posibilidades. Pero últimamente se han empezado a producir también pedales de reverb analógicos con pequeños tanques de muelles dentro, que recrean los típicos sonidos surf de los años sesenta. Así pues diferenciamos dos clases distintas de pedales de reverb:

    Digitales: Gracias a la tecnología digital son las más polivalentes y normalmente disponen de varias simulaciones de reverb, desde las clásicas de placas y muelles hasta las que se podrían generar en un gran estadio vacío. Las más elaboradas también tienen presets para poder almacenar tus configuraciones favoritas lo que las hace muy prácticas para directo si haces un uso extenso de ella.

    Analógicos: Han surgido de la demanda de pedales de reverb que respetasen el tono del instrumento y que sonasen lo más orgánicos y clásicos posible. Fue así como se empezaron a fabricar pedales con un pequeño tanque de muelles y un circuito totalmente analógico. Tienen un sonido prácticamente igual al de las reverbs de los amplificadores a válvulas clásicos de los años 60's así que si eres un amante del sonido vintage y lo más importante para ti es el tono, son tu mejor opción.

  • Switch

    Un tipo de pedal destinado a facilitar los circuitos del músico. Sin modificación alguna del sonido del instrumento, los switch direccionan hacia una salida A, B o bien en los dos sentidos. Un pedal muy útil para configurar diferentes salidas y posibilidades del estudio o directo.

  • Synth

    Los efectos sintetizadores atacan el sonido de la guitarra desde el primer momento, y añaden matices y nuevas frecuencias a la línea del instrumento. Unas tonalidades poco usuales en el bajo y en la guitarra y que abren las puertas a nuevos horizontes de composición.

  • Tremolo

    El Trémolo es un efecto que primero se incorporó en los amplificadores Fender de finales de los cincuenta y posteriores. Se basa en una oscilación en la amplitud de onda, lo que es traducido a nuestros oídos como una oscilación de volumen de nuestro instrumento. Hoy en día encontramos trémolos de corte clásico, que replican el sonido de los amplificadores vintage (la serie Blackface de Fender o el Vox AC30) y que tienden a ser más suaves tanto en profundidad como en oscilación, y trémolos que llegan a un nivel de oscilación y profundidad muy extremo, pudiendo así generar sonidos parecidos a los de un ring modulator

  • Vibrato

    El Vibrato es un efecto que se describe como la variación periódica de la altura o frecuencia de un sonido. Se trata de un efecto musical que se utiliza para añadir expresión a la música vocal e instrumental. El efecto resultante es el que se produce al utilizar un Bigsby o la palanca de una Stratocaster, por ejemplo. El Vibrato suele catalogarse en función de dos factores: la cantidad de variación en la altura (extensión de vibrato) y la velocidad con la cual varía la altura (velocidad de vibrato). Un ejemplo clásico sería el Uni-Vibe, ampliamente utilizado por Jimi Hendrix, Robin Trower David Gilmour.

  • Volumen

    Un pedal que no modifica la señal de la guitarra, pero que para muchos músicos es impriscindible. Controlar en cada momento el volumen de tu instrumento ofrece una seguridad absoluta para marcar dinámicas y subir en los momentos importantes de los temas.

  • Wah

    El primer Wah-Wah fue un prototipo de JMI (Jennings Musical Instruments). Vox entró en el mercado de los pedales Wah-Wah gracias a un ingeniero de 25 años que tuvo la genial idea de incorporar en un pedal de volumen la circuitería del prototipo del Wah de JMI. La compañía Vox vió un gran potencial en este nuevo invento, y fue introducido en el año 1966 como el pedal Clyde McCoy. Clyde era un trompetista que había encargado a Vox un dispositivo que pudiera simular el sonido de una trompeta con sordina. Su principio de funcionamiento es un filtro pasa-banda con una frecuencia resonante variable que, por medio de un potenciómetro que acciona un pedal de expresión, produce el efecto de Wah. Hablando en cristiano, diríamos que son como una extensión de los controles de tono de nuestra guitarra, aunque con un rango en frecuencia determinado y una mayor ganancia. El circuito actúa como un ecualizador, pero con una sola banda de frecuencia variable por medio del potenciómetro del pedal, pudiendo modificar a nuestro antojo el filtro e incluso dejarlo fijo en algún punto interesante de su recorrido. El usuario más famoso con diferencia fue Jimi Hendrix, quien dejó patente su utilidad y marcó un antes y un después en los solos de guitarra.